Sabes que eres mallorquín, cuando…

Hace unos días mi buen amigo Guillermo me envió este texto. La mayoría de vosotros (mallorquines y “adoptados”) ya lo habréis leido. Al resto de lectores probablemente no le haga mucha gracia. Pero no puedo dejar de reproducirlo y de añadirle algunos puntos más. Se agracerán contribuciones tipo “tren de claves”…

Sabes que eres malloquín, cuando…

1) Tienes alguna tía, tía abuela o familiar que se llama Apolonia, Catalina María, Antonia María o Juana Ana. Y no te resultan totalmente extraños los nombres Onofre, Cosme, Melsion o Práxedes (me encanta el nombre de Pixedis).

2) A tus padres ni se les pasó por la cabeza llamarte otra cosa que el nombre de tu abuelo/a.

3) Has oído alguna vez a un padre que anuncia que ‘va a colgar a sus hijos’ y ni llamas a la policía ni te alarmas.

4) Te asombras de que en la Península hagan bocadillos sin tomate ni aceite.

5) Te asombras de que nadie sepa en la Península qué es un reventado, y menos aún de Amazonas.

6) Te vas a la playa a Es Trenc (si eres de Palma) y la gente te dice al volver ‘t’has anat tan enfoooooooora?’

7) Eres absolutamente incapaz, genética y cognitivamente, de entender las diferencias de registro semántico de ir/venir/volver/subir/bajar/traer/llevar. Si hablas con un amigo por teléfono y le dices que vas a su casa (para ayudarle con el ordenador, por ejemplo) le dices ‘ahora vengo’, en vez de ‘ahora voy’….Subir/bajar a Palma es absolutamente aleatorio. Gente de un mismo sitio sube o baja a Palma (debe ser psicológicamente irrelevante).

8) Te parece que las quelytas con sobrasada son un manjar digno de dioses (y lo son!)

9) Vuelves de cualquier viaje paradisíaco (Bali, Seychelles, Bahamas) y la gente te espeta un ‘si, peró com a Mallorca no s’hi está!’

10) Has visto en directo, y sin anestesia, como agarran a un gorrino, le han asestado tremenda puñalada traicionera en el cuello, lo has visto gritar (bramar, en mallorquín), y te has puesto a hacer todo tipo de embutidos con los restos del bicho. Y estaban deliciosos, preguntadle a @andreuroig…

11) Nunca aciertas cuando llamas a un amigo/a para felicitarle el santo (Grácies rei peró jo som dels ases/albercocs el meu es per decembre) .

12) Felicitar el santo es casi tan o más importante que el cumpleaños.

13) Te cuesta un montón decir las palabras ‘tests’ ‘taxi’ ‘próximo’ ‘semana’ y ‘caramelo’ (las dos últimas sin geminar la consonante; sem.mana y caramel.lo).

14) No te extrañas de que la verdulera/carnicero/dependiente te llame ”rei’ o ‘reina’.

15) No pones el intermitente en las rotondas ni pa Dios.

16) Circulas por el carril de en medio en las autopistas. Incluso si no hay nadie más.

17) Llamas a las aletas de bucear ‘patos’, a la máscara ‘careta’ , a los lápices de color ‘pinturetas’…

1 Has oido las expresiones ‘esborrar’ o ‘estijeras’ y las entiendes…

19) Aunque no hables ni papa de mallorquín, dices que estás ‘empreñado’.

20) Saludas diciendo ‘uep’ y te asombras diciendo ‘urooo’.

21) Te sientes más seguro en el Bronx que (si eres de Palma) en las verbenas de Binissalem, Costitx o Consell ( y muchos más pueblos).

22) No tienes ni puta idea de lo que es ligarte a una mallorquina en un bar de copas. La última tía que te enrollaste era de Castellón y estaba de vacaciones.

23) Te puedes tirar tranquilamente media hora en una tienda sin que ningún dependiente/a te pida qué quieres.

24) No te extraña la expresión ‘ya te diré cosas’ (e, indefectiblemente, entiendes que hay que pasar a otro tema, que de eso, nada de nada).

25) Conoces a gente que habla mallorquín pero que en medio de una frase te puede soltar expresiones como ‘amigo, quina noche que varem tenir ‘ ‘ui, aixó me fa un asco que no vegis’ ‘si ja t’ho deia jo, que era un sinvergüensa aquell jove’, ‘jo trob que t’hauries de comprar uns vaqueros’.

26) Has oído que tal y cual ‘festegen’ (cortejan)… Toma ya!.

27) Para confirmar o negar (durante una conversación) dices ‘sí sí sí sí’ o ‘no no no no’ o un enfático ‘caaaaaaaaa!’.

2 Te mueres por comer ‘raors’, ‘llampugas’ i ‘caproigs’ (que son otro manjar de dioses).

29) Tienes alguna tía/ tía abuela monja.

30) Tienes 13 años, y en la boda de tu tío Tomeu te dejan fumarte un puro como un piano de grande (y esto es inaudito en otras partes del país).

31) En la agenda de tu móvil tienes por lo menos 5 Xiscos, 6 Jaumes, 4 Catis ( o Linas), y 10 Tonis y 4 Tomeus o Tolos.

32) Si te estás metiendo en el agua de la playa poco a poco y alguien te moja, puedes decir tranquilamente ‘no me esquites’.

33) El agua del mar está insoportablemente fría hasta mediados de julio y sólo se puede nadar hasta el 1 de septiembre, que es cuando, a no ser que seas guiri, acaba el verano oficialmente.

34) Has oído decir ‘orguesta’ en vez de ‘orquesta’.

35) Colocas la conjunción ‘pero’ a final de frase y acentuada en la última vocal… Sabes que es de caro, esto, peró.

36) Sólo vas a ver al Mallorca cuando está en primera, y una buena temporada es que se quede en la división en la que está.

37) ‘Guapo’ es un adjetivo polivalente y no sólo referido a entidades vivas ‘Qué coche más guapo’!

38) ‘Es deixons’ i ‘sa dallona’ son términos deícticos polivalentes (sirven para designar la relación espacio-temporal) que sirven tanto para señalar un coche, un trozo de pan o el mando a distancia. Ejemplo: ( Pasa’m es deixons de devora sa dallona que está demunt de sa tele). Hasta has oído el verbo ‘deixonarse’.

39) Tienes una abuela o abuelo que a los dibujos animados les llaman ‘periquitos’.

40) Has bebido palo con sifón alguna vez.

41) Llamas a las albóndigas ‘pelotas’.

42) Utilizas la expresión ‘pa paaaaam!’ para imitar una caída al suelo o cuando a alguien le dan (arrean) una bofetada (una paparra).

43) Si te pasas con la bebida no te pillas un pedo, sino ‘una merda’ o una ‘moixa’ (gata).

44) A la gente de la Península (ese territorio salvaje y algo hostil) le llamas ‘forasteros’. 

45) No usas sacapuntas, sino ‘maquineta’.

46) Prefieres pagar más por las ciruelas o las verduras porque son ‘mallorquinas’ (otro amigo dijo que las que no son mallorquinas se llaman ‘de cámara’).

47) Si la comida es mala en un restaurante o te traen el vino picado, no te quejas ni llamas al dueño, simplemente no vuelves.

Continuará….

Anuncios

Premio Novela Corta: El hijoputa

Creo que se trata de una antigua leyenda urbana (lo del premio, digo) que recorre internet desde hace algunos años, pero lo acabo de recibir vía Fernando y no tiene desperdicio. Si alguien conoce su origen, me haría ilusión conocer al autor, aunque no ganase premio alguno. En cualquier caso es un cuento tremendamente aleccionador.

EL HIJOPUTA

Estaba sentado el otro día delante de mi ordenador cuando me acordé que tenía que llamar por teléfono a un compañero.

Descolgué el auricular y marqué el número de memoria. Me contestó un tipo con muy mal humor diciendo:

“¿Qué quiere?”.

“Soy Ignacio Martínez, ¿podría hablar con Roberto Espárrago?” dije amablemente.

“Te has equivocado, gilipollas”, me respondió y acto seguido colgó. No daba crédito a lo que me estaba ocurriendo. Cogí mi agenda para buscar el número de mi compañero y comprobé que, efectivamente, me había equivocado. Pero como aún recordaba el número “erróneo” que había marcado anteriormente, decidí volver a llamar a aquel tipo y cuando me cogió el teléfono no esperé a que contestase y le dije:

“Eres un hijoputa”, y colgué rápidamente. Inmediatamente apunte aquel número en mi agenda junto a la palabra “hijoputa”.

Cada dos o tres semanas, cada vez que estaba cabreado porque me llegaba una letra inesperada, o un aviso de multa, o discutía con mi mujer, o alguna situación por el estilo volvía a llamarlo y sin dejarle contestar le decía: “Eres un hijoputa”. Esto me servía de algún modo como terapia y me hacía sentirme mucho más relajado.

Unos meses después, la maldita Telefónica introdujo el servicio de identificación de llamadas, lo cual me deprimió un poco porque tuve que dejar de llamar al “hijoputa”.

Pero de repente, un día se me ocurrió una idea. Marqué su número de teléfono y cuando escuché su voz le dije: “Hola, le llamo del departamento de ventas de Telefónica para ver si conoce nuestro servicio de identificación de llamadas”. “No” me dijo el tío grosero, y me colgó el teléfono. Rápidamente lo volví a llamar y le dije: “Eres un hijoputa”.

Un mes después, estaba yo esperando con mi coche a que una anciana saliera de la plaza de aparcamiento del Hipercor. Esta lo hacía muy lentamente y cuando terminó la maniobra y me disponía yo a ocupar la plaza libre, apareció un Golf GTI negro a toda velocidad y se metió en el hueco que iba yo a ocupar. Comencé a tocar el claxon y a gritar: “¡Eh, oiga!, ¡que estaba yo esperando!, ¡no puede hacer eso!”.

El tipo del Golf se bajo, cerró el coche y se fue hacia el centro comercial ignorándome como si no me hubiera oído. Yo me quedé completamente frustrado y pensé: “Este tío es un hijoputa. El mundo está lleno de ellos”.

Justo en ese momento vi un letrero de “SE VENDE” en el cristal de atrás del Golf. Lógicamente anoté el número y me fui a buscar otra plaza de aparcamiento.

A los dos o tres días, vi en mi agenda el número del “hijoputa” y me acordé que había anotado el número del tipo del Golf. Inmediatamente le llamé y le dije: “Buenos días. ¿Es usted el dueño del Golf GTI negro que se vende?”

“Sí, yo mismo”

“¿Podría decirme donde puedo ver el coche?”

“Sí, por supuesto. Yo vivo en la calle de Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa, es un bloque amarillo y el coche esta aparcado justo enfrente de la casa.”

“¿Cómo se llama usted?”

“Enrique Juárez.”

“¿Que hora sería la mejor para encontrarme con usted y discutir los detalles de la operación, Enrique?”

“Pues yo suelo estar en casa por las noches.”

“¿Puedo decirle algo, Enrique?”

“Si, claro.”

“Enrique, eres un hijoputa de la leche”, y colgué el teléfono. Inmediatamente después de colgar anoté el número en mi agenda al lado del otro, pero en este puse el nombre de “hijoputa II”. Ahora tenía dos “hijoputas” para llamar, y así estuve durante dos o tres meses, llamando ahora a uno, ahora a otro; hasta que comenzaba a aburrirme un poco.

Me puse a pensar en serio sobre como resolver este problemilla y al cabo de un par de whiskies se me ocurrió algo.

Primero llamé al “hijoputa I”:

“Dígame”

“Hola hijoputa” – pero esta vez no colgué.

“¿Estas ahí todavía, verdad, cabrón?”

“Si, hijoputa”.

“Deja ya de llamarme o ….”

“Noooooo”.

“Si supiera quien eres te rompía la boca”, me dijo.

“Me llamo Enrique Juárez y si tienes cojones vienes a buscarme. Vivo en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa, en un bloque amarillo, justo en la puerta donde hay aparcado un Golf GTI negro, so hijoputa”

“¡¡¡Ahora mismo voy para allá!!! Tu sí que eres un hijoputa y ya puedes ir rezando todo lo que sepas. Te voy a matar a hostias”

“¿Si?. ¡Que miedo me das, hijoputa!” y colgué el teléfono. Seguidamente llame al hijoputa II:

“Dígame.”

“Hola hijoputa” y no colgué.

“Como te pille algún día…”

“¿Que me vas a hacer, hijoputa?”

“Te voy a patear las tripas, pedazo de cabrón.”

“¿Sí?, pues a ver si es verdad, hijoputa. Ahora mismo voy hacia tu casa” y colgué.

Por ultimo, cogí el teléfono y llame a la policía. Les dije que estaba en la calle Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa y que iba a matar a mi novio homosexual en cuanto llegara a casa. Luego hice otra llamada rápida a “Madrid directo” y les dije que iba a haber una pelea de pandillas en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa. Y entonces me monté en mi coche y me fui para allá a toda leche. Te juro que es una experiencia que nunca olvidaré. La mayor pelea que he visto en mi vida. Hasta los cámaras de Telemadrid se llevaron lo suyo.

En fin, después de esto espero que cuando te llame por teléfono me contestes en tono amable.

Ya sabes, no es bueno que yo me irrite.

El tamaño sí que importa

Definitivamente el tamaño es importante. Si la tienes de más de 115 cm, vas a tener problemas. Me estoy refiriendo a algo tan simple como la maleta, claro. Algo tan sencillo como el equipaje de mano se está convirtiendo en todo un ejercicio de cálculo si uno viaja en avión, en clase turista, y no quiere por nada del mundo facturar la maleta. Aunque no hay un criterio único, y a pesar de que la gran mayoría de las compañías aéreas fija el límite en esos 115 centímetros como máximo de longitudes, el lío empieza al dividir la cifra entre el ancho, el alto y el fondo del bulto correspondiente. Una vuelta por los mostradores de facturación del aeropuerto de Barajas permite arrojar el siguiente resultado:

  • Iberia, Air Europa, Air Comet, Lan, o Avianca, apuestan por la siguiente fórmula: 55 x 35 x 25.

  • Las hay que piden 50 de ancho, por 40 de alto y 25 de fondo, como Spanair.

  • Al 55 x 40 x 20, se apuntan Lufthansa, Air France, Blue Air Vueling, Air Berlín, o Korean Air, entre otras.

Los 115 centímetros tienen su excepción en Air Canadá, que permite un tope de 118 centímetros (55x40x23) y en British Airways, con 128 centímetros, repartidos de la siguiente manera: 56 por 47 por 25 (alto x ancho x fondo). Es cierto que los medidores que las citadas compañías colocan junto a sus mostradores de facturación ayudan al viajero a salir de dudas.

Sin embargo, en cuestión de peso, el criterio varía mucho más, y el abanico puede ir desde los seis kilogramos hasta el “sin límite dentro de lo razonable”, como reza el cartel de Easyyet, que no pone tope al peso (¿qué entenderán por eso de “razonable”?), pero eso si dentro de los 115 centímetros de rigor (55x40x20). En general, se imponen los 6 kilos (Spanair, Air Comet); los 8 (Sas o Lufthansa); los 10 (Air Canadá), y como mucho, los 12 (KLM).

Y otro cantar son los accesorios o artículos personales. Normalmente, en la clase económica se permite, junto al equipaje de mano, llevar uno o dos accesorios: léase bolso, paraguas, cámara, ordenador, abrigo…. Pero hay compañías de bajo coste que no admiten siquiera un solo artículo personal, y este “exceso” se paga en euros. Para evitarlo, siempre queda el recurso de sudar la gota gorda y embutir el mismo dentro del equipaje de mano. Para los que viajamos por trabajo, pocos días, todo un suplicio!

El jabón de los hoteles es para los clientes!

Según noticias aparecidas en prensa, y recogida también por Hosteltur, la mayoría de los españoles, concretamente el 79%, confiesa realizar pequeños “robos” durante su estancia en los hoteles, sustrayendo los artículos de la habitación. Este porcentaje representa a aquellos que lo hacen habitualmente, pero todos los encuestados españoles confiesan haberlo hecho en alguna ocasión, según los datos de un estudio realizado a 1.300 usuarios por Hotels.com. Y es que para la mayoría de los usuarios no se trata de un robo. Más de la mitad de los españoles defiende que entra dentro del precio de la habitación y otro porcentaje importante, el 26,3%, piensa que es algo con lo que ya cuenta el hotel.

jaboncillos1.jpegLos artículos más atractivos son el jabón y el champú, sustraídos por un 78% y un 68% de los huéspedes españoles, respectivamente. Las cifras bajan si nos referimos a las zapatillas, que son sustraídas por el 28,1% de los españoles. Cuanto más volumen y más valor tiene el producto, menores serán las probabilidades de que el cliente sea tentado a llevárselo con él cuando abandone el alojamiento. Son pocos los que se atreven con las toallas (7,1%) y casi ninguno con el albornoz, el 3,6%.

Y tras la noticia, la diversión. Aunque es muy antiguo (de la época del papel), paso a trascribir una serie de comunicados (totalmente verídicos, como es de rigor en estos casos), sobre el tema de los jaboncillos.

INTERCAMBIO DE NOTAS ENTRE UN CLIENTE DE UN HOTEL INGLES Y SU SERVICIO DE LIMPIEZA.

jaboncillos2.jpg

 

 

 

 

Estimada señora de la limpieza:
Por favor no vuelva a dejar más de esos jaboncillos en mi cuarto de baño. Tengo mi propia pastilla de jabón de tamano normal y no utilizo estos jaboncillos.
Por favor llévese los seis jaboncillos que están junto al grifo del lavabo y los otros tres en la jabonera de la ducha, solo sirven para molestar.
Muy agradecido,
S. Berman

——————————————————-

Estimado cliente:
No soy la señora de la limpieza que atiende su habitación habitualmente, hoy es su dia libre y mañana ella podra atenderle.
Sin embargo, siguiendo sus instrucciones he retirado los 6 jaboncillos de su lavabo y los otros 3 de la jabonera de la ducha y los he puesto encima del aparatito de toallitas kleenex por si cambia de opinión. Así que solo observará los 3 jaboncillos que he dejado hoy siguiendo las ordenes del jefe de servicio del hotel.
Espero que sea satisfactorio para usted.
Kathy, señora de la limpieza de apoyo.

——————————————————-

Estimada señora de la limpieza:
Espero que sea mi señora de la limpieza habitual, parece ser que Kathy no le comunicó mi nota referente a los jaboncillos.
Cuando regresé a mi habitación me encontré que había usted añadido 3 jaboncillos al estante de debajo del botiquín.
Voy a estar 20 días en el hotel y no necesito para nada esos 6 jaboncillos del estante, me molestan cuando me afeito o me lavo los dientes, por favor lléveselos de ahí.
S. Berman

——————————————————-

Estimado Sr. Berman:
El pasado miércoles fue mi día libre, por lo que la doncella suplente dejó los tres jaboncillos como mandan los jefes de servicio del hotel que se haga a diario.
He recogido los 6 jaboncillos del estante y que al parecer le molestaban en su aseo personal y los he puesto en la jabonera de la ducha donde había una pastilla de jabón que al parecer le pertenece. Esa pastilla la he guardado en el botiquín por la falta de espacio en la jabonera.
No he movido los 3 jaboncillos que habitualmente se guardan en el botiquín para el caso de entrada de un nuevo cliente en la habitación y que al parecer a usted no le molestan.
Por favor digame si puedo serle de alguna otra ayuda.
Su doncella habitual, Dotty

——————————————————-

jaboncillos3.jpeg

Querido Sr. Berman:
El gerente, Sr. Kensendder, me ha informado esta mañana de que usted llamó la pasada noche y dijo que no estaba satisfecho con la atención del servicio de limpieza de habitaciones. Le hemos asignado una nueva doncella y espero que acepte nuestras disculpas por cualquier molestia.
Si desea presentar cualquier otra queja me gustaria poder atenderle personalmente.
Llame a la extension 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.
Gracias.
Elaine Carmen
Recepción

——————————————————-

Estimada Srta. Carmen:
Me es imposible ponerme en contacto con usted por teléfono porque tengo que abandonar el hotel cada mañana a las 7:30 por cuestiones de negocios y no regreso hasta las 19:00 horas más o menos. Por ese motivo llamé al Sr.Kensendder ayer noche. Usted ya había terminado su jornada laboral.
Tan solo solicité del Sr. Kensendder si podía hacer algo con mi problema de jaboncillos.
La nueva doncella que han asignado a mi habitación ha debido de pensar que acabo de llegar al Hotel y por ello ha dejado 3 jaboncillos en el botiquín de mi habitación y los otros 3 que diariamente reparten por cada habitación.
En 5 días llevo amontonados 24 jaboncillos.
¿Por qué me hacen esto?
S. Berman
——————————————————-

Estimado Sr. Berman:
Su doncella Kathy ha recibido órdenes de dejar de repartir jabon en su habitación y de llevarse todos los jaboncillos.
Si podemos serle de más ayuda llame a la extensión 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.
Gracias.
Elaine Carmen
Recepción

——————————————————-

Estimado Sr. Kensedder.
Mi pastilla de jabón – tamaño normal – ha desaparecido, se han llevado todas las pastillas de jabón de mi habitacion, incluyendo la mía.
Ayer noche llegue tarde y tuve que llamar al botones, que regresó con 4 botecitos de champú y un bote grande de gel de baño.
S. Berman

——————————————————-

Estimado Sr. Berman,
He informado a la recepcionista, Elaine Carmen, de su problema con el jabón.
Sinceramente no puedo imaginar el motivo de su problema ya que todas las doncellas tienen órdenes estrictas de repartir diariamente
3 jaboncillos por habitación.
He cursado las ordenes necesarias a fin de resolver su problema.
Por favor acepte mis más sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.
Martin L. Kensedder
Gerente

——————————————————-

Estimada Srta. Carmen:
¿Quién demonios ha dejado 54 jaboncillos en mi habitación?
Esto es lo que me encontré anoche al llegar a mi habitación, no quiero para nada 54 jaboncillos.
Tan sólo quiero mi maldita pastilla de jabón tamaño normal, corriente y moliente.
Le ruego que me la devuelvan.
S. Berman

jaboncillos.jpg

——————————————————-

Estimado Sr. Berman
Usted se quejó de demasiado jabón en su habitación y por ello mandé que lo retirasen todo. Entonces usted se quejó al Sr. Kensendder de que todo su jabón había desaparecido y personalmente me ocupé de restituirle los 24 jaboncillos que habían sido retirados y los tres que le corresponden diariamente.
No sé nada de un jabón tamaño normal. En este Hotel no se usa ese tipo de jabón porque resultaría demasiado derroche, aparte de ser antihigiénico que los clientes compartan pastilla. A cambio, le dejé 3 botecitos de gel de ducha que he dejado en su botiquín.
Al parecer, Kathy la doncella, no sabía que había llevado personalmente los 27 jaboncillos y ella también le llevó a la habitación otros 24 jaboncillos y los 3 que le coresponden diariamente.
Espero que no tenga más motivo de ulterior queja.
Elaine Carmen
Recepción

——————————————————-

Estimada Srta. Carmen:
Le remito esta breve nota para ponerle al dia de mi actual inventario jabonero.
Al día de hoy tengo en mi poder:
En el estante del baño : 18 jaboncillos en 4 montoncitos de 4 y un montoncito de 2.
Encima del aparato de toallitas kleenex : 11 jaboncillos en 2 montoncitos de
4 y un montoncito de 3.
En el estante del armario ropero: 3 botecitos de gel de baño, 1 montoncito de 4 jaboncillos y 3 botecitos de champú.
Dentro del botiquín: 12 jaboncillos en tres montones de 4.
En la jabonera de la ducha: 6 jaboncillos cuasi convertidos en sopa de jabón.
En la esquina noroeste de la bañera: Un bote de gel de baño a medio usar.
En la esquina noreste de la banera: 6 jaboncillos en dos montones de 3.
Por favor pida a Kathy cuando limpie mi habitación que procure quitar el polvo a los montoncitos de jabón y que los deje bien ordenados.
Digale también que si los apila en montones de más de 4 tienen cierta tendencia a caerse.
¿Podría sugerir que los futuros aprovisionamientos de jabon se almacenaran en el marco de la ventana?
A mi humilde parecer es un sitio ideal y todavia sin usar.
Una cosa más, he comprado otra pastilla de jabón de tamaño normal que deposito a diario en la caja fuerte del hotel.
Hasta los mismísimos cojones,
S. Berman

De ‘sa pagesia’ y a mucha honra

Hoy se nos acabó la última sobrassada, la que nos trajeron mi hermana pequeña y marido, hace unas semanas. La verdad es que estaba “buenissisima”. Como mallorquines (*) en el exilio, aprendemos a atesorar aquellas pequeñas cosas que nos unen a nuestos seres queridos y, también, a nuestra infancia y juventud. Nos deleitamos con una ensaimada o con galletas de Inca. Nos apasiona el foie grass de Felanitx. Saboreamos los “botifarrons coens” con sumo placer, al igual que las “panades” o los “cocarrois“…

Bueno, ya que estamos recordando (se me está haciendo la boca agua) cosas de la gastronomía mallorquina, diré que el lugar idóneo para profundizar adecuadamente en este tema (aparte de la casa de mi madre) es en las bodegas de la isla, denominadas “cellers” (en otras entradas hablaremos de los más recomendables). Para picar podemos empezar con alguna coca de verduras, con los ya mencionados “cocarrois” y “panades” y, sobre todo, las jugosas rebanadas de “pa amb oli“, guarnecidas con queso, jamón o alguno de los diversos embutidos locales, acompañado de aceitunas “trancades” a la mallorquina,”fonoll marí” (hinojo marino) y un buen vino local como los de Binissalem, Felanitx, Petra, Sant Joan, Muro… (algunos de ellos con denominación de origen, aunque todavía poco conocidos, por lo que también se puede optar por un Ribera o Somontano).
Si se trata de entrar firmemente en los manjares de esta tierra, nada mejor que empezar con un “trempó“, una ensalada con tomate, pimiento verde y cebolla, o bien con un “tumbet” con berenjenas, pimientos, patatas y tomate (sobre todo en verano). En invierno nada mejor que las sopas mallorquinas (que son secas), a base de verduras, carne de matanzas y pan moreno. El “frit mallorquí“, uno de los platos más populares, se confecciona con asadura y sangre de cordero (o cerdo), patatas y un “sofrit” como ingredientes principales. Más elaborado es el “llom de porc amb col” (lomo de cerdo con col). Y ¿qué decir de la “porsella rostida” (plato típicamente navideño)?, ¿o de las berenjenas rellenas?. Y, aunque no soy muy fan del pescado, la “sirviola”, “llampuga amb pebres“, dorada y mero, junto con los salmonetes al horno, calamares rellenos y la caldereta de langosta, son buenos ejemplos de lo que se puede esperar de los fogones isleños.
Y llega el postre. Mi favorito el gató con helado de almendras y el pudin. No podemos olvidar la tarta de almedra, la de requesón, las cocas de albaricoque (que le gustan a Mayte mucho), ensaimadas de diversos rellenos, crespells, robiols, etc. Acabaremos con unas “herbes dolçes” o un “palo“, para el que lo quiera.
Quizá en otro momento hable de “sa nova cuina“, una corriente ya muy extendida en la isla, donde residen muchísimos gourmets de todas partes del mundo. A mi me llena más esta cocina casera, de pueblo, de abuelas, de fogones en los que se elaboran los alimentos durante un largo tiempo, sumergidos en sabrosas salsas o simplemente fritos…

Bueno, después de este “repaso” creo que vamos a ir a tomar un aperitivo “urgente”. También un día hablaré de las “cositas” que tiene este pueblo, para deleite del paladar y satisfacción de lugareños y visitantes.

Los que me conocen ya sabrán que mi alma es “molt pagesa” (aunque ahora sea de la península). No podía ser de otra forma llevando el nombre de su patrón.

Ah! Por cierto, una de las aportaciones de Chiqui: desde esta página podréis averiguar vuestro nombre de pagés.
firmado Joanot de Cal Vidrier.
(*) Aunque mallorquines de adopción, nos sentimos tan mallorquines como el que más. Al menos tanto como el president de la Generalitat se pueda sentir catalán.

Presentando “mi lado oscuro”

Estoy harto de tanto “pedir perdón”, de tanto “lo siento” y de disculparse.

 Estoy harto de tanta tolerancia y benevolencia. Intolerancia al PODER!

Estoy harto de tanta civilización y de tanta educación. Viva la MALA EDUCACION!!

Este es mi lado más OSCURO. Voy a aprovechar para contar todas esas cosas que FASTIDIAN y MOLESTAN, pero que casi nadie cuenta.

Voy a aprovechar para sacar mi vena latina: hay que echar la culpa a otros. Buscaré responsables donde los encuentre, y si es necesario, me los inventaré…

Además, si algo se jode, será que se tenía que joder. Nada que hacer, excepto quejarse, patalear y criticar. Sin perdón. Sin piedad.

Esto va a ser una gozada!

Bienvenido a mi Blog personal y profesional

100_07371.JPG

Mis series o mi música favorita, mis fotos y videos, mis amigos y familiares, mi opinión, lo que estoy haciendo, las cosas que me interesan, algunos problemas de trabajo, mis viajes, incluso mi lado oscuro… pero también quisiera saber lo que te “toca” a tí, qué te parece, lo que opinas, cómo lo ves… Este es tu blog tanto o más que mio. Si tienes a bien, espero tus comentarios y sugerencias!

Isidro