Desafío matemático

Como muchos amigos me acusan de escribir demasiado de coches o turismo y muy poco de otros temas, me voy a esforzar más en poner cosas más variadas (también algunos me dicen que este blog es un “mercado persa”… pero así me gusta a mi!). Por ejemplo, mi buen amigo Guillermo me envió hace tiempo un desafío matemático, especial para ingenieros, economistas y gente “lista”:

¿Cuál es el próximo número de la secuencia siguiente?

2, 10, 12, 16, 17, 18, 19, ….

Si, ya se que es domingo… pero la respuesta sólo después de que hagáis algún intento!

PD. Este desafío lo publiqué ya hace tiempo y en aquel entonces lo ganó Juan Carlos ( JC, danos un rato a los demás…) 🙂

Anuncios

¿Estudias o trabajas?

Hace 30 años ligábamos con frases de este pelo… creo que funcionaban porque estábamos muy necesitados de cariño, no sé. Por otro lado, las frases del estilo de “Cielo y tierra se reúnen para contemplar tu belleza, el mar se abre para ser merecedor de tocar tu maravillosa piel, el sol huye al irradiar menos luz que tus ojos… ” tampoco parece que sean muy apreciadas en la actualidad. Hoy ya se utilizan verdaderas “obras de arte”, algunas muy graciosas y que, tras una investigación de casi media hora, he conseguido recopilar. Se trata de recoger algunas de esas frases definitivas, de esas que te permiten ligar instantáneamente (o bien te permiten confirmar que no importa dedicarle más tiempo, tras recibir dos buenas ostias). Sin pretender hacer de esto un tren de claves, cualquier otra de este estilo que se os ocurra o conozcáis, será bien recibida y puntualmente añadida a la presente lista:

1 – Te chupas el dedo y te lo secas en la camiseta de la chica o chico, diciendo: “será mejor que te quites esta ropa mojada antes de que te resfríes”.
2 – Bonitas piernas, ¿a qué hora abren?
3 – ¿Trabajas para UPS? pensé que me mirabas el paquete.
4 – Puede que no sea el tío más guapo del local, pero soy el único que está hablando contigo.
5 – Realmente estoy luchando contra la necesidad de hacerte esta noche la mujer más feliz del mundo.
6 – ¿Son de verdad?
7 – Por una sonrisa tuya recorrería un kilómetro…. pero iría mucho mas lejos por eso que haces con la lengua…
8 – Tu. Yo. Unas esposas. Nata liquida. ¿Alguna pregunta?
9 – Tu ropa estaría perfecta hecha un burruño arrugada en el suelo de mi cuarto.
10 – Mi nombre es Ricky… recuérdalo porque lo estarás gritando más tarde.
11 – ¿Crees en el amor a primera vista, o tengo que volver a pasar delante tuyo?
12 – ¿Que te parece pizza y sexo en mi casa?, ¿no? ¿por qué? ¿¿no te gusta la pizza??
13 – ¿Cómo te llamas? … -¿Para qué lo quieres saber? … -Es que… te quiero pedir para Reyes!
14 – ¿Te importa si te miro durante un ratito? Quiero recordarte para mis sueños.
15 – Perdona, ¿no tendremos algún amigo en común para que nos pueda presentar?
16 – Yo te conozco! ¿no fuimos locamente felices en una vida anterior?
17 – Podría quitarte de mi sucia lista de fantasías, si quieres.
18 – Tengo unos bonitos relojes, ¿quieres ver mi mesita de noche?
19 – Bonita blusa, ¿podemos seguir hablando sin ella?
20 – ¿Qué te gustaría para el desayuno?
21 – Hola, soy nuevo aquí, ¿me puedes decir dónde queda tu apartamento?
22 – ¿Compartimos el taxi hasta mi casa?

Hala, a practicar!

Diferentes culturas, distintas costumbres…

En este mundo que nos ha tocado vivir convive todo un arco iris de razas con culturas y costumbres muy diversas (y distintas). Como ejemplo, este repaso a algunas tradiciones que, algunas divertidas, otras curiosas, no dejarán de sorprendernos:

En Samoa, ver un ombligo resulta sumamente excitante, debido a que se suele llevar cubierto. En las islas Célebes (Indonesia) resulta excitante mostrar la rodilla y a los Hotentotes (pueblo del suroeste de África) les excita ver los genitales de ciertos animales (qué??? No, no. Hay que explicar de qué animal: ¿caballo?, ¿elefante?, ¿chihuahua?…).

Algunas tribus de Nueva Guinea no permiten a los jóvenes tocarse los genitales, ni siquiera al orinar (a mi me hubieran eliminado de la tribu con pocos años).

Entre los Dschagas de África Oriental está prohibido que un varón toque la piel de una niña hasta que no sea circuncidado (¿y quién se encarga de controlar eso?).

En Yemen (Arabia), antes de cualquier relación sexual, algunas mujeres suelen pintar de negro su piel con pigmentos naturales. Se cree que este color estimula la potencia sexual masculina (pues si quieren pintar al hombre cuidado dónde pintan, que el negro adelgaza….).

Los Chewa africanos consideran que es necesaria la actividad sexual durante la niñez para ser fecundos en estado adulto (en España se llaman pedófilos).

Algunos esquimales son tan hospitalarios que acostumbran agasajar a sus visitantes masculinos ofreciéndoles una noche con su mujer (“¿Se le ofrece algo? ¿Un Ferrero Rocher? ¿Un Martini on the rocks? ¿Una mamadita?”).

Los adolescentes del archipiélago Trobriand (en Papua, Nueva Guinea) tienen a su disposición una casa de solteros en la que acostumbran intercambiar sus parejas todas las noches (En España se llama “intercambio”).

Los Lepcha de la India fomentan las relaciones sexuales entre preadolescentes y adultos. Otro pueblo de la India (los Muria), tienen escuelas donde los chicos y chicas comparten todas las actividades, incluida la sexual (y a mi que me tocó en los carmelitas…!).

En Nueva Guinea, algunos grupos sociales acostumbran que los jóvenes tengan relaciones homosexuales hasta el matrimonio, y a partir de ese momento relaciones heterosexuales (antes de ser macho, un poco maricón).

En un pueblo africano (los Ljo) los adolescentes deben de copular delante de los mayores con una oveja, como parte del rito de iniciación (en España se llama zoofilia).

En Australia central, la tribu de los Aranda inicia los ritos matrimoniales sometiendo a la novia a una noche con los parientes del marido. Después del encuentro se la entregan al novio (se trata de una forma de comunismo: las cosas de la casa son de todos).

En Madagascar, entre los Sakalaves, es una vergüenza que la mujer vaya virgen al matrimonio (y además ya no está de moda).

Los Dani de Nueva Guinea demoran durante dos años las relaciones sexuales después de la boda, y cinco años después del nacimiento de un hijo (dicen que para engañar la espera el esposo se golpea diariamente los testículos con un ladrillo!).

Entre los campesinos rusos se obliga a los recién casados a pasar la primera noche en los establos para que su ejemplo estimule la proliferación de los animales (y es que casarse significa tener ciertas responsabilidades).

Para evitar el adulterio los hombres Bantúes (África Sudecuatorial) untan su pene con un veneno antes de hacer el amor con su esposa. Se cree que el veneno no afectaría a la esposa, pero sí al posible amante (no haré comentario alguno).

Entre los Turu de Tanzania se da por hecho que las mujeres tienen amantes, pero es su obligación mantenerlo en secreto, para ello colaboran todos los vecinos con su silencio (no tengas amigos en Tanzania!).

Los Jíbaro de Sudamérica son uno de los pueblos con menos actividad sexual ya que ordinariamente sólo tienen dos encuentros sexuales al mes; en el otro lado se situarían los Lepcha con una frecuencia que puede llegar a DIEZ relaciones por noche (me gustaría lo contrario, pero me siento mas próximo a los Jíbaro).

Entre los Sakalaves de Madagascar no está mal visto ser homosexual, lo que realmente puede ocasionar burlas es ser estrictamente heterosexual (en esta vida, no se puede ser radical).

En regiones de África son consideradas más atractivas y deseables las figuras femeninas redondeadas, de tal manera que antes del matrimonio las mujeres acostumbran asistir a cabañas “de engorde” para ganar peso antes del día de la boda (aunque no sólo en África pasa eso).

Los Azande (del Congo) creen que una niña será estéril si su madre no le escupe en la espalda el día se su boda (¿reutilizarán el vestido de boda??).

Para la mayoría de las tribus del Alto Amazonas besar es un acto totalmente desconocido para sus integrantes (seguramente les fallará el aliento…).

Como medida de seguridad, los descendientes de los Maku del Amazonas suelen colocar a sus mujeres en un lugar remoto de la selva para “evitar poner en riesgo la supervivencia de la tribu” (a mi me parece una excusa…..aquí se hace con la suegra).

Los nativos de las Islas Marquesas (en Tahití) aún mantienen la tradición de venerar, propiciar y honrar la belleza femenina. Las madres y abuelas aplican masajes diarios a sus hijas adolescentes para procurarles cuerpos y rostros hermosos (con razón que cada vez que pensamos en un lugar donde escapar, primero pensamos en Tahití).

Gracias a Bernie, que lo ha recuperado de Internet. Ah! Y que nadie me pida referencias en Wikipedia!

Esas empresas españolas…

Este relato, que hoy día se recibe por email de algún amigo, cayó en mis manos hace ya más de 20 años. Dada su permanente actualidad, aprovecho que me lo acaba de reenviar mi colega Juan Peña y lo transcribo a continuación:

Se cuenta que hace tres años se celebró una carrera de remo entre empleados de una empresa japonesa y de otra española. Se dió la salida y los japoneses empezaron a destacar desde el primer momento, llegando a la meta con una hora de ventaja sobre el equipo español.
La dirección de la empresa española analizó las causas de tan amarga derrota y advirtió que el equipo japonés estaba compuesto por 10 remeros y un jefe de equipo, mientras que la tripulación española la componían 10 jefes de equipo y un remero, por lo que se decidió adoptar las medidas adecuadas.
En 2005, la tripulación japonesa llegó dos horas y media antes que la española. La Dirección se volvió a reunir y, tras un sonoro rapapolvo a la Gerencia, concluyeron que los japoneses habían repetido estrategia (10 remeros y 1 jefe de equipo), mientras que la innovadora tripulación española, remozada tras las eficaces medidas tomadas el año anterior, estaba compuesta por: 1 jefe de equipo, 2 asesores a gerencia, 7 jefes de sección y 1 remero. La conclusión de la Dirección fue unánime: el remero era un incompetente.
De nuevo, en 2006, tras encargar una innovadora trainera al departamento de nuevas tecnologías, la ventaja de los japoneses fue de cuatro horas. El equipo directivo reunido para analizar las causas del nuevo desastre comprobó que el equipo nipón había optado por la ya tradicional formación (1 jefe de equipo y 10 remeros), mientras que el español, tras una auditoría externa y el asesoramiento especial del departamento de organización, había optado por una formación mucho más vanguardista: 1 jefe de equipo, 3 jefes de sección con plus de productividad, 2 consultores de Accenture y 4 vigilantes jurados que no quitaban ojo al único remero de la tripulación, al que habían amonestado y castigado quitándole los pluses e incentivos tras el fracaso del año anterior.
Tras varias horas de reuniones, se acordó que, para la regata de este año, el remero sería un becario o en su defecto, una contrata externa, ya que, a partir de la vigésimo quinta milla, se había venido observando cierta dejadez en el remero de plantilla, actitud que rozaba el pasotismo, con comentarios del tipo “el año que viene va a remar su puta madre” al llegar a la línea de meta.

Definitivamente, hay que beber más!

Una manada de búfalos sólo se puede mover tan rápido como se mueve el búfalo más lento, y cuando la manada es cazada, son los búfalos más lentos y débiles, que están al final de la manada, los que mueren primero. Es obvio que se trata de una selección natural buena para la manada como un todo, dado que la velocidad general y la salud del conjunto mejora por la muerte regular de sus miembros más débiles.

Del mismo modo, el cerebro humano puede operar tan rápido como su neurona más lenta. El consumo excesivo de alcohol, como todos conocemos, destruye las neuronas, pero naturalmente ataca a las neuronas más lentas y débiles en primer lugar. En este sentido, el consumo regular de alcohol elimina las neuronas más débiles, haciendo constantemente del cerebro una máquina más rápida y eficiente.

Sigue leyendo

Donde las dan …

Suena el teléfono…

– ¿Dígame?

– Buenos días, ¿podría hablar con el titular de la línea?

– Yo mismo

– ¿Me dice su nombre por favor?

– Isidro

– Don Isidro, le llamo de Telefónica para ofrecerle la promoción de instalar una línea adicional en su casa, de forma que usted tendría derecho a…

– Disculpe la interrupción pero, exactamente ¿quién es usted?

– Mi nombre es Judith Maciel, de Telefónica y estamos llamando…

– Judith, discúlpeme, pero para nuestra seguridad me gustaría comprobar algunos datos antes de continuar la conversación, ¿le importa?

– …No hay problema señor

Sigue leyendo

El tornillo

Se trata de un “cuento” bastante conocido, y con interesante moraleja, de los miles que circulan por Internet pero que, por su interés, me permito adaptar ‘libremente’:

“Un gran y complejo ordenador de una gran multinacional, que costaba decenas de millones de euros, comenzó a fallar. Para arreglarlo llamaron a un ingeniero. El técnico se sentó en la consola, apretó algunas teclas y apagó el sistema. Con los equipos apagados abrió su maletín, sacó un destornillador y se acercó a la unidad central. Abrió una de sus portezuelas, localizó un pequeño tornillo y le dio una vuelta y media… Cerró todo, volvió a encender el ordenador y comprobó que funcionaba todo perfectamente.

El director de la empresa, muy contento, le pidió la factura para pagarla inmediatamente.
– ¿Cuánto le debo?
– Pues si es tan amable, son 1.000 euros.
– ¿Mil euros? ¿Mil euros por unos minutos de trabajo? ¿Mil euros por apretar simple tornillo? Aunque el ordenador cueste 12 millones, esa cantidad es totalmente absurda y disparatada!!! Sólo pagaré la factura si me la envía con una justificación totalmente detallada.

El ingeniero asintió y se fue. A la mañana siguiente recibió la factura y, tras leerla, el director meneó la cabeza y procedió a pagarla sin más comentarios. La factura decía:

Apretar un tornillo 1 €
Saber qué tornillo apretar 999 €
TOTAL 1.000 €

Y es que no hay nada peor que enfrentarse a la desconsideración de quien, por ignorancia, no alcanza a comprendernos. “

 

Moraleja: “Muchas veces se gana por lo que se sabe y no sólo por lo que se hace…”