Buceo en los cenotes de Yucatán

Hace ahora tres años nos encontrábamos en la Riviera Maya pasando unos días de vacaciones navideñas. Puesto que formamos una familia de buceadores, estábamos ansiosos por sumergirnos en las aguas del Caribe. Desafortunadamente el tiempo no nos favoreció y tuvimos dos semanas continuas de borrascas, lo que se tradujo en una fuerte marejada. Arruinada nuestra previsión, nos salvó la alternativa del licenciado Carlos, responsable de la empresa de deportes acuáticos de nuestro hotel: realizar una excursión de buceo por un par de cenotes, muy abundantes en la zona.
La península de Yucatán es una gran llanura de roca caliza y cavernosa donde la altura máxima del terreno no sobrepasa los 50 metros sobre el nivel del mar. La ausencia de montañas y otras elevaciones impide la formación de corrientes de agua, por lo que no existen ríos superficiales. Pero el agua de la lluvia penetra por las rocas permeables formando depósitos y corrientes subterráneas. A lo largo de los años dichas filtraciones erosionan y debilitan la roca. La bóveda que se va creando termina por desplomarse, exponiendo el río al exterior formando “ojos” o pozos naturales que los mayas bautizaron como “Dzonot” hace cientos de años. Los cenotes no tienen apenas corriente y su agua es cristalina y fresca. Su temperatura es de 25°C y su profundidad promedio es de unos 12 metros. Este conjunto de características los hace perfectos para un buceo tranquilo y asequible. Uno que jamás olvidarás.
El corazón del buceo en este tipo de cuevas está en el área de Tulúm y Akumal. Esta zona se creó a mediados de los ochenta, cuando varios buzos descubrieron que los cenotes eran, en realidad, entradas hacia enormes ríos subterráneos. Esto abrió una nueva frontera de exploración. Mientras los buzos de cuevas continuaban explorando, más sistemas de ríos subterráneos se descubrían. En la actualidad existen alrededor de 60 sistemas de cuevas distintos, con más de 500 kilómetros de paisajes para explorar y disfrutar. Cinco de los sistemas de cuevas más extensos del mundo están localizados en esta zona y cada día se abren nuevos caminos en la selva, permitiendo el acceso a nuevos e inexplorados cenotes. En cualquier caso, la zona de buceo recreativo está perfectamente indicada y delimitada, aunque es altamente recomendable contratar los servicios de un guía buceador.
Sigue leyendo
Anuncios