Receta del día: Pavo al güisqui…

Sé que se trata de una reconocida receta, pero no puedo dejar de reirme cuando la releo. Hoy he vuelto a recibir por enésima vez la verdadera receta del “Pavo al Whisky”: 

Ingredientes:

  1. Un pavo de tres kilos.
    Una botella de whisky.
    Unas tiras de panceta.
    Aceite de oliva.
    Sal y pimienta.

Preparación:

Paso 1º.- Rellenar el pavo con la panceta, atarlo, salpimentar y echarle un chorrito de aceite de oliva.

Paso 2º.- Precalentar el horno a 180 grados durante 10 minutos.

Paso 3º.- Servirse un vaso de whisky para hacer tiempo.

Paso 4º.- Meter el pavo en el horno.

Paso 5º.- Servirse otro vaso de whisky, bebérselo y mirar el horno con los ojos algo extraviados.

Paso 6º.- Boner el terbostato a 150 gramos, grabdos y esberar veinte binutos.

Paso 7º.- Servirse odro vaso…odros vasos….

Vaso 8º.- Al cabo de un drato, hornir el abro bara condrolar y echar un chodretón de pavo al güisqui y odro de güisqui a uno bisbo.

Baso 9º.- Darle la vuelta al babo y quebrarse la bano al cerrar alorno, bierda!

Passsssoo 10º.- Intentarr sentarrrrsse en una silla y serbirrrsse unosssss chupitosssssssss bientras pasan los binutos.

Parsso 11º.- Retirar el babo del horrrrno y luego, regogerrrrlo del suelo con un brapo, empujándolo a un plato, bandeja o ssimilarrr.

Faso 12º.- Romperse lacrissma al resfalar en la grasssa.

Paaasso 13º.- Indendar lebandarse sin soltarr la vodella y dras barios indendos, decidir que en el suelo sestá de gojones de vien.

Aso 14º.- Apburar la potella y adrastarse asta la gama. Dormir se.

Paso 15º.- A la mañana siguiente, tomar abundante café para el inexplicable dolor de cabeza, comerse el pavo frío con un cazo de mahonesa y el resto del día dedicarlo a limpiar el estropicio organizado en la cocina.

El frasco de mayonesa y el café

Un profesor delante de su clase de filosofía, sin mediar palabra, tomó un frasco grande y vacío de mayonesa y procedió a llenarlo con pelotas de golf.

Luego les preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno.

Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí, así que el profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del tarro de mayonesa. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf.

El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.

Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos, así que el profesor preguntó nuevamente si el envase estaba definitivamente lleno.

En esta ocasión los estudiantes respondieron con un “sí” unánime…

El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y sorprendentemente llenó todos los espacios vacíos entre la arena.

Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:

“QUIERO QUE SE DEN CUENTA DE QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA.

Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos, todo lo que te apasiona.

Son cosas que, si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.

Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.

Y la arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.

Si pusiéramos primero la arena en el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Y lo mismo ocurre con la vida.

Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, tómate tiempo para asistir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita… Siempre habrá tiempo para limpiar la casa o reparar el grifo.

Ocúpate de las pelotas de golf primero. De las cosas que realmente importan. Establece tus prioridades, el resto es sólo arena.”

Tras un momento de reflexión y silencio, uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café.

El profesor sonrió y dijo: “Qué bueno que lo preguntes… sólo es para demostraros que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.”

Este bonito y muy interesante cuento me lo envió mi guapa (e inteligente) sobrina Aina. Gracias y un beso para tí y, a los demás, deciros que siempre tengo tiempo para tomarme un café con vosotros!

Don´t trust in the Google translator!

Mi hijo, supongo que como todos los padres, a lo largo de los años me ha proporcionado momentos realmente hilarantes. Quiero compartir con vosotros el último.

Hace algunos meses que, mi marido, mi hijo y yo, asistimos a clases de inglés, un par de veces por semana. La semana pasada el “teacher” nos puso a cada uno una traducción de español a inglés para hacer en casa, que entregamos en la siguiente clase. Cuando llegamos ayer ya las tenía corregidas y comenzó por la de mi marido. “Exceptuando un par de tiempos verbales y alguna cosilla que yo hubiera puesto de otro modo, el ejercicio está muy bien.”, dijo el profesor. Mi marido puso cara de circunstancias pensando para sus adentros, “¿Cómo he podido cagarla en esto?”.

Luego siguió con la mía. Aquí tenía algunas cosillas más que decir, pero tampoco se ensañó mucho. Fernando es muy educado: “Has mejorado mucho Mayte, hay algunas cosas que aún no están bien. Debes estudiar mejor los verbos pero, en general, estoy contento con la mejoría de tu inglés.” Por mi parte, cuando acabó conmigo, suspiré pensando que podía haber sido peor. Mi mejoría ha sido toda, he pasado de cero a….. no se en qué punto me encuentro ahora, en sólo dos meses.

Por último le tocó el turno a mi hijo. El “teacher” empezó a desmenuzar su traducción. Le hizo notar algunos fallitos y luego, ya al final de la lectura le dijo: “Esta palabra no la entiendo, cuál era la frase?”, a lo que Segio le contestó: “Pues…a ver….si, decía, ‘para que el año que viene vayas a Estados Unidos.’” Y lo había traducido como: “so, next year, fences to the United States”.

“Ya lo entiendo! You are a really joker! De dónde has sacado esta palabra?” saltó Fernando señalando la palabra “fences” y sin poder parar de reir. Unos instantes después también caímos mi marido y yo en lo ocurrido, y tampoco pudimos evitar la risa.

“Pues….no la sabía y la busqué en el traductor de Google.”. Sergio había introducido la palabra “vallas” en vez de “vayas” y ahí estaba el resultado. Cuando conseguimos recobrar la compostura, el profesor nos preguntó “Bueno, y ¿qué conclusión podemos sacar de esto?”

En ese momento yo estaba concluyendo que mi hijo debería estar en clase de Español en vez de recibiendo clases de inglés, pero de repente oí la voz de mi hijo contestando al profesor: “Que no se puede confiar en el traductor de Google!!”

por Mayte

De nuevo el día de la marmota

Hoy es el día de la marmota, o Groundhog day, una curiosa costumbre norteamericana que se basa en observar el comportamiento de una marmota (aunque no de cualquiera) al salir de su madriguera, para determinar la previsión del tiempo atmosférico de las siguientes semanas. La tradición parece provenir de los inmigrantes alemanes llegados a EEUU, quienes observaban el comportamiento de los tejones para obtener determinadas “conclusiones meteorológicas”.

Sigue leyendo

El tornillo

Se trata de un “cuento” bastante conocido, y con interesante moraleja, de los miles que circulan por Internet pero que, por su interés, me permito adaptar ‘libremente’:

“Un gran y complejo ordenador de una gran multinacional, que costaba decenas de millones de euros, comenzó a fallar. Para arreglarlo llamaron a un ingeniero. El técnico se sentó en la consola, apretó algunas teclas y apagó el sistema. Con los equipos apagados abrió su maletín, sacó un destornillador y se acercó a la unidad central. Abrió una de sus portezuelas, localizó un pequeño tornillo y le dio una vuelta y media… Cerró todo, volvió a encender el ordenador y comprobó que funcionaba todo perfectamente.

El director de la empresa, muy contento, le pidió la factura para pagarla inmediatamente.
– ¿Cuánto le debo?
– Pues si es tan amable, son 1.000 euros.
– ¿Mil euros? ¿Mil euros por unos minutos de trabajo? ¿Mil euros por apretar simple tornillo? Aunque el ordenador cueste 12 millones, esa cantidad es totalmente absurda y disparatada!!! Sólo pagaré la factura si me la envía con una justificación totalmente detallada.

El ingeniero asintió y se fue. A la mañana siguiente recibió la factura y, tras leerla, el director meneó la cabeza y procedió a pagarla sin más comentarios. La factura decía:

Apretar un tornillo 1 €
Saber qué tornillo apretar 999 €
TOTAL 1.000 €

Y es que no hay nada peor que enfrentarse a la desconsideración de quien, por ignorancia, no alcanza a comprendernos. “

 

Moraleja: “Muchas veces se gana por lo que se sabe y no sólo por lo que se hace…”

 

 

 

¿Existen los “frijoles saltarines”?

En el norte hay frijoles
muy curiosos de mirar
porque tiemblan, se estremecen
y se mueven sin cesar.
Por el porte son iguales
al fríjol que hay por acá,
pero saltan, brincan, danzan
y se agitan sin parar.
Ese gran misterio
un buen sabio estudió,
y al abrir el frijolito
toda su ciencia se sorprendió.
Porque hay un insecto
chaparrito y bailador
que se mete, no sé cómo,
a divertirse en cada fríjol.
© 1954 Francisco Gabilondo Soler ” Cri-Crí el Grillito Cantor”

mexican_jumping_beans.jpg

Recuerdo que cuando era pequeño me divertían mucho unos dibujos animados en los que se caricaturizaban unos frijoles saltarines que realizaban piruetas increíbles… Ya mayor, un buen amigo y socio nos juraba que siendo pequeño su padre le había conseguido unas asombrosas judías que se movían respondiendo a estímulos externos. No le hicimos mucho caso y yo seguí pensando que esos seres extraordinarios se debían a la mente calenturienta de algún dibujante. Pero en 1990, en un centro comercial de Orlando, descubrí la realidad de mi entretenimiento infantil (y la de mi compañero). En un Radio Shark compré un par de cajas de “Real Mexican Jumping Beans” y comenzó mi interés por estos pequeños seres. Lo cierto es que en las múltiples veces que he estado en México después de ese año, he preguntado siempre por los “brincadores”, que es como se les llama en ese país. En algunos casos me han llegado a tachar de inocente y crédulo, afirmando que no existían y que se trataba de un mito infantil. Me temo que el fenómeno tampoco se conoce bien en su país de origen. Y cómo fastidia que no te crean, ¿verdad Nico?. Bueno, Nico nos trajo la semana pasada algunos de ellos, con los que pasamos un buen rato.

Álamos, en el estado mexicano de Sonora es, según ellos mismos afirman, la “capital de los frijoles saltarines”, que sí saltan aunque en realidad no son frijoles. Se trata de las larvas de una pequeña polilla (“tineoidea laspeyresia saltitans“) que deposita sus huevos en la flor de un espinoso arbusto, común en la zona “sebastiania bilocularis” (o “sapium biloculare“) perteneciente a la familia de las Euphorbiaceae. Cuando sale del huevo, la larva entra en la vaina de la semilla y sigue creciendo dentro; se come la semilla y construye una especie de telaraña, de la que tira haciendo “saltar el frijol”. El resultado es muy curioso: un grupo de judías haciendo bruscos movimientos y saltando, como si tuviesen vida interior (de hecho, poseen una vida interior).

mexican_jumping_beans2.jpg

Los “frijoles saltarines” sólo se pueden encontrar en Álamos y algunas zonas desérticas de alrededor (Sonora y Chihuahua), alcanzando precios muy elevados desde que se venden masivamente por Internet (de tres a cinco frijoles pueden conseguirse por algo más de un euro). La “cosecha” anual llega a un par de millones de frijoles que empiezan a “brincar” unos 20 días después de las primeras lluvias (sobre junio) y no paran hasta cinco o seis meses después. Si se conservan “en frío” pueden durar hasta un año (se recomienda guardarlos en la nevera, junto a la mantequilla). De esta semilla finalmente sale una mariposa o polilla dorada que, sólo en su lugar de origen, pone miles de huevos en la flor del arbusto (casi un árbol). Las larvas que nacen van “devorando” esta flor hacia la vaina interior a la vez que ésta va madurando y volviéndose dura y marrón. Después de las primeras lluvias de primavera, la vaina se divide en tres partes que caen al suelo. Las afortunadas con un “huésped” serán las “saltarinas”. Y vuelve a comenzar el ciclo para una nueva generación de frijoles saltarines.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/vzMdfAo0rkY" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Para “comprobar” nuestros frijoles hay tres pruebas básicas:

  1. Se ponen un par de frijoles en la mano y la agitamos cerca del oído. Si suena como una pequeña maraca, el frijol está muerto.

  2. Sujetarlos un rato en la mano cerrada hasta que se noten vibrar. Puesto que el calor los activa, a unos 37 ºC deberían moverse.

  3. Realizar un pequeño corte en un lado de la semilla para ver el estado de salud del “huésped”. Si la larva tiene un color verde claro, está en plena forma. Si está tornándose marrón en sus extremos, se está muriendo. No hay que preocuparse por el pequeño hueco que abramos puesto que, si está sana, la larva normalmente sellará el agujero tejiendo una tela.

Adjunto unos cuantos enlaces de interés sobre el tema, incluso alguno dónde poder comprarlos. 

http://www.jumpingbeansrus.com

http://waynesword.palomar.edu/plaug97.htm

http://www.mypetbeans.com

 

Coca-cola light y mentos, una combinación explosiva…

Mi amigo Javier acaba de enviarme el siguiente incunable:

En abril del pasado año un niño brasileño de 10 años, sin problema alguno de salud, cayo inconsciente en el salón de su colegio. Fue llevado al hospital pero los medicos declararon que llegó muerto. ¿La causa? Estomago inflamado y muerte por asfixia. En investigaciones realizadas definen la hinchazón y destrucción del estomago por lo que el niño comió: una lata de coca cola light y un caramelo de menta de la marca Mentos. La muerte del joven fue causada por una verdadera bomba que resulta de la mezcla de sustancias presentes en estos dos alimentos. Según Alexandre B. Mergenthaler, Prof. Doctor del Instituto de Química de USP, la mezcla de componentes existente en los productos “light”, como el Acesulfame K INS930, mezclado con el sabor artificial contenido en la pastilla Mentos, da origen a una substancia fatal: el Ta9V4, sustancia fatal que genera altos niveles de liberación de gases hasta la explosión…

De momento no he podido confirmar lo del pobre niño. Y el ilustre doctor Mergenthaler sólo se encuentra haciendo referencia al anterior email. La “noticia” sólo se recoge en blogs personales, foros y similares, al menos en alemán, francés, italiano, portugués y, por supuesto, en español.

La experimentación es, definitivamente, una buena opción. Y YO YA SE LO QUE PASA!! Pero como no puedo explicarlo de mejor modo… ahí tenéis una prueba.

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/hKoB0MHVBvM” width=”425″ height=”350″ wmode=”transparent” /]

Así que todo el problema viene de la Coca-cola light. Yo, por si acaso, no tomaré mentos….