Receta del día: Pavo al güisqui…

Sé que se trata de una reconocida receta, pero no puedo dejar de reirme cuando la releo. Hoy he vuelto a recibir por enésima vez la verdadera receta del “Pavo al Whisky”: 

Ingredientes:

  1. Un pavo de tres kilos.
    Una botella de whisky.
    Unas tiras de panceta.
    Aceite de oliva.
    Sal y pimienta.

Preparación:

Paso 1º.- Rellenar el pavo con la panceta, atarlo, salpimentar y echarle un chorrito de aceite de oliva.

Paso 2º.- Precalentar el horno a 180 grados durante 10 minutos.

Paso 3º.- Servirse un vaso de whisky para hacer tiempo.

Paso 4º.- Meter el pavo en el horno.

Paso 5º.- Servirse otro vaso de whisky, bebérselo y mirar el horno con los ojos algo extraviados.

Paso 6º.- Boner el terbostato a 150 gramos, grabdos y esberar veinte binutos.

Paso 7º.- Servirse odro vaso…odros vasos….

Vaso 8º.- Al cabo de un drato, hornir el abro bara condrolar y echar un chodretón de pavo al güisqui y odro de güisqui a uno bisbo.

Baso 9º.- Darle la vuelta al babo y quebrarse la bano al cerrar alorno, bierda!

Passsssoo 10º.- Intentarr sentarrrrsse en una silla y serbirrrsse unosssss chupitosssssssss bientras pasan los binutos.

Parsso 11º.- Retirar el babo del horrrrno y luego, regogerrrrlo del suelo con un brapo, empujándolo a un plato, bandeja o ssimilarrr.

Faso 12º.- Romperse lacrissma al resfalar en la grasssa.

Paaasso 13º.- Indendar lebandarse sin soltarr la vodella y dras barios indendos, decidir que en el suelo sestá de gojones de vien.

Aso 14º.- Apburar la potella y adrastarse asta la gama. Dormir se.

Paso 15º.- A la mañana siguiente, tomar abundante café para el inexplicable dolor de cabeza, comerse el pavo frío con un cazo de mahonesa y el resto del día dedicarlo a limpiar el estropicio organizado en la cocina.

El frasco de mayonesa y el café

Un profesor delante de su clase de filosofía, sin mediar palabra, tomó un frasco grande y vacío de mayonesa y procedió a llenarlo con pelotas de golf.

Luego les preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno.

Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí, así que el profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del tarro de mayonesa. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf.

El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.

Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos, así que el profesor preguntó nuevamente si el envase estaba definitivamente lleno.

En esta ocasión los estudiantes respondieron con un “sí” unánime…

El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y sorprendentemente llenó todos los espacios vacíos entre la arena.

Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:

“QUIERO QUE SE DEN CUENTA DE QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA.

Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos, todo lo que te apasiona.

Son cosas que, si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.

Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.

Y la arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.

Si pusiéramos primero la arena en el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Y lo mismo ocurre con la vida.

Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, tómate tiempo para asistir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita… Siempre habrá tiempo para limpiar la casa o reparar el grifo.

Ocúpate de las pelotas de golf primero. De las cosas que realmente importan. Establece tus prioridades, el resto es sólo arena.”

Tras un momento de reflexión y silencio, uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café.

El profesor sonrió y dijo: “Qué bueno que lo preguntes… sólo es para demostraros que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.”

Este bonito y muy interesante cuento me lo envió mi guapa (e inteligente) sobrina Aina. Gracias y un beso para tí y, a los demás, deciros que siempre tengo tiempo para tomarme un café con vosotros!