Diferentes culturas, distintas costumbres…

En este mundo que nos ha tocado vivir convive todo un arco iris de razas con culturas y costumbres muy diversas (y distintas). Como ejemplo, este repaso a algunas tradiciones que, algunas divertidas, otras curiosas, no dejarán de sorprendernos:

En Samoa, ver un ombligo resulta sumamente excitante, debido a que se suele llevar cubierto. En las islas Célebes (Indonesia) resulta excitante mostrar la rodilla y a los Hotentotes (pueblo del suroeste de África) les excita ver los genitales de ciertos animales (qué??? No, no. Hay que explicar de qué animal: ¿caballo?, ¿elefante?, ¿chihuahua?…).

Algunas tribus de Nueva Guinea no permiten a los jóvenes tocarse los genitales, ni siquiera al orinar (a mi me hubieran eliminado de la tribu con pocos años).

Entre los Dschagas de África Oriental está prohibido que un varón toque la piel de una niña hasta que no sea circuncidado (¿y quién se encarga de controlar eso?).

En Yemen (Arabia), antes de cualquier relación sexual, algunas mujeres suelen pintar de negro su piel con pigmentos naturales. Se cree que este color estimula la potencia sexual masculina (pues si quieren pintar al hombre cuidado dónde pintan, que el negro adelgaza….).

Los Chewa africanos consideran que es necesaria la actividad sexual durante la niñez para ser fecundos en estado adulto (en España se llaman pedófilos).

Algunos esquimales son tan hospitalarios que acostumbran agasajar a sus visitantes masculinos ofreciéndoles una noche con su mujer (“¿Se le ofrece algo? ¿Un Ferrero Rocher? ¿Un Martini on the rocks? ¿Una mamadita?”).

Los adolescentes del archipiélago Trobriand (en Papua, Nueva Guinea) tienen a su disposición una casa de solteros en la que acostumbran intercambiar sus parejas todas las noches (En España se llama “intercambio”).

Los Lepcha de la India fomentan las relaciones sexuales entre preadolescentes y adultos. Otro pueblo de la India (los Muria), tienen escuelas donde los chicos y chicas comparten todas las actividades, incluida la sexual (y a mi que me tocó en los carmelitas…!).

En Nueva Guinea, algunos grupos sociales acostumbran que los jóvenes tengan relaciones homosexuales hasta el matrimonio, y a partir de ese momento relaciones heterosexuales (antes de ser macho, un poco maricón).

En un pueblo africano (los Ljo) los adolescentes deben de copular delante de los mayores con una oveja, como parte del rito de iniciación (en España se llama zoofilia).

En Australia central, la tribu de los Aranda inicia los ritos matrimoniales sometiendo a la novia a una noche con los parientes del marido. Después del encuentro se la entregan al novio (se trata de una forma de comunismo: las cosas de la casa son de todos).

En Madagascar, entre los Sakalaves, es una vergüenza que la mujer vaya virgen al matrimonio (y además ya no está de moda).

Los Dani de Nueva Guinea demoran durante dos años las relaciones sexuales después de la boda, y cinco años después del nacimiento de un hijo (dicen que para engañar la espera el esposo se golpea diariamente los testículos con un ladrillo!).

Entre los campesinos rusos se obliga a los recién casados a pasar la primera noche en los establos para que su ejemplo estimule la proliferación de los animales (y es que casarse significa tener ciertas responsabilidades).

Para evitar el adulterio los hombres Bantúes (África Sudecuatorial) untan su pene con un veneno antes de hacer el amor con su esposa. Se cree que el veneno no afectaría a la esposa, pero sí al posible amante (no haré comentario alguno).

Entre los Turu de Tanzania se da por hecho que las mujeres tienen amantes, pero es su obligación mantenerlo en secreto, para ello colaboran todos los vecinos con su silencio (no tengas amigos en Tanzania!).

Los Jíbaro de Sudamérica son uno de los pueblos con menos actividad sexual ya que ordinariamente sólo tienen dos encuentros sexuales al mes; en el otro lado se situarían los Lepcha con una frecuencia que puede llegar a DIEZ relaciones por noche (me gustaría lo contrario, pero me siento mas próximo a los Jíbaro).

Entre los Sakalaves de Madagascar no está mal visto ser homosexual, lo que realmente puede ocasionar burlas es ser estrictamente heterosexual (en esta vida, no se puede ser radical).

En regiones de África son consideradas más atractivas y deseables las figuras femeninas redondeadas, de tal manera que antes del matrimonio las mujeres acostumbran asistir a cabañas “de engorde” para ganar peso antes del día de la boda (aunque no sólo en África pasa eso).

Los Azande (del Congo) creen que una niña será estéril si su madre no le escupe en la espalda el día se su boda (¿reutilizarán el vestido de boda??).

Para la mayoría de las tribus del Alto Amazonas besar es un acto totalmente desconocido para sus integrantes (seguramente les fallará el aliento…).

Como medida de seguridad, los descendientes de los Maku del Amazonas suelen colocar a sus mujeres en un lugar remoto de la selva para “evitar poner en riesgo la supervivencia de la tribu” (a mi me parece una excusa…..aquí se hace con la suegra).

Los nativos de las Islas Marquesas (en Tahití) aún mantienen la tradición de venerar, propiciar y honrar la belleza femenina. Las madres y abuelas aplican masajes diarios a sus hijas adolescentes para procurarles cuerpos y rostros hermosos (con razón que cada vez que pensamos en un lugar donde escapar, primero pensamos en Tahití).

Gracias a Bernie, que lo ha recuperado de Internet. Ah! Y que nadie me pida referencias en Wikipedia!

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s