El tamaño sí que importa

Definitivamente el tamaño es importante. Si la tienes de más de 115 cm, vas a tener problemas. Me estoy refiriendo a algo tan simple como la maleta, claro. Algo tan sencillo como el equipaje de mano se está convirtiendo en todo un ejercicio de cálculo si uno viaja en avión, en clase turista, y no quiere por nada del mundo facturar la maleta. Aunque no hay un criterio único, y a pesar de que la gran mayoría de las compañías aéreas fija el límite en esos 115 centímetros como máximo de longitudes, el lío empieza al dividir la cifra entre el ancho, el alto y el fondo del bulto correspondiente. Una vuelta por los mostradores de facturación del aeropuerto de Barajas permite arrojar el siguiente resultado:

  • Iberia, Air Europa, Air Comet, Lan, o Avianca, apuestan por la siguiente fórmula: 55 x 35 x 25.

  • Las hay que piden 50 de ancho, por 40 de alto y 25 de fondo, como Spanair.

  • Al 55 x 40 x 20, se apuntan Lufthansa, Air France, Blue Air Vueling, Air Berlín, o Korean Air, entre otras.

Los 115 centímetros tienen su excepción en Air Canadá, que permite un tope de 118 centímetros (55x40x23) y en British Airways, con 128 centímetros, repartidos de la siguiente manera: 56 por 47 por 25 (alto x ancho x fondo). Es cierto que los medidores que las citadas compañías colocan junto a sus mostradores de facturación ayudan al viajero a salir de dudas.

Sin embargo, en cuestión de peso, el criterio varía mucho más, y el abanico puede ir desde los seis kilogramos hasta el “sin límite dentro de lo razonable”, como reza el cartel de Easyyet, que no pone tope al peso (¿qué entenderán por eso de “razonable”?), pero eso si dentro de los 115 centímetros de rigor (55x40x20). En general, se imponen los 6 kilos (Spanair, Air Comet); los 8 (Sas o Lufthansa); los 10 (Air Canadá), y como mucho, los 12 (KLM).

Y otro cantar son los accesorios o artículos personales. Normalmente, en la clase económica se permite, junto al equipaje de mano, llevar uno o dos accesorios: léase bolso, paraguas, cámara, ordenador, abrigo…. Pero hay compañías de bajo coste que no admiten siquiera un solo artículo personal, y este “exceso” se paga en euros. Para evitarlo, siempre queda el recurso de sudar la gota gorda y embutir el mismo dentro del equipaje de mano. Para los que viajamos por trabajo, pocos días, todo un suplicio!

El jabón de los hoteles es para los clientes!

Según noticias aparecidas en prensa, y recogida también por Hosteltur, la mayoría de los españoles, concretamente el 79%, confiesa realizar pequeños “robos” durante su estancia en los hoteles, sustrayendo los artículos de la habitación. Este porcentaje representa a aquellos que lo hacen habitualmente, pero todos los encuestados españoles confiesan haberlo hecho en alguna ocasión, según los datos de un estudio realizado a 1.300 usuarios por Hotels.com. Y es que para la mayoría de los usuarios no se trata de un robo. Más de la mitad de los españoles defiende que entra dentro del precio de la habitación y otro porcentaje importante, el 26,3%, piensa que es algo con lo que ya cuenta el hotel.

jaboncillos1.jpegLos artículos más atractivos son el jabón y el champú, sustraídos por un 78% y un 68% de los huéspedes españoles, respectivamente. Las cifras bajan si nos referimos a las zapatillas, que son sustraídas por el 28,1% de los españoles. Cuanto más volumen y más valor tiene el producto, menores serán las probabilidades de que el cliente sea tentado a llevárselo con él cuando abandone el alojamiento. Son pocos los que se atreven con las toallas (7,1%) y casi ninguno con el albornoz, el 3,6%.

Y tras la noticia, la diversión. Aunque es muy antiguo (de la época del papel), paso a trascribir una serie de comunicados (totalmente verídicos, como es de rigor en estos casos), sobre el tema de los jaboncillos.

INTERCAMBIO DE NOTAS ENTRE UN CLIENTE DE UN HOTEL INGLES Y SU SERVICIO DE LIMPIEZA.

jaboncillos2.jpg

 

 

 

 

Estimada señora de la limpieza:
Por favor no vuelva a dejar más de esos jaboncillos en mi cuarto de baño. Tengo mi propia pastilla de jabón de tamano normal y no utilizo estos jaboncillos.
Por favor llévese los seis jaboncillos que están junto al grifo del lavabo y los otros tres en la jabonera de la ducha, solo sirven para molestar.
Muy agradecido,
S. Berman

——————————————————-

Estimado cliente:
No soy la señora de la limpieza que atiende su habitación habitualmente, hoy es su dia libre y mañana ella podra atenderle.
Sin embargo, siguiendo sus instrucciones he retirado los 6 jaboncillos de su lavabo y los otros 3 de la jabonera de la ducha y los he puesto encima del aparatito de toallitas kleenex por si cambia de opinión. Así que solo observará los 3 jaboncillos que he dejado hoy siguiendo las ordenes del jefe de servicio del hotel.
Espero que sea satisfactorio para usted.
Kathy, señora de la limpieza de apoyo.

——————————————————-

Estimada señora de la limpieza:
Espero que sea mi señora de la limpieza habitual, parece ser que Kathy no le comunicó mi nota referente a los jaboncillos.
Cuando regresé a mi habitación me encontré que había usted añadido 3 jaboncillos al estante de debajo del botiquín.
Voy a estar 20 días en el hotel y no necesito para nada esos 6 jaboncillos del estante, me molestan cuando me afeito o me lavo los dientes, por favor lléveselos de ahí.
S. Berman

——————————————————-

Estimado Sr. Berman:
El pasado miércoles fue mi día libre, por lo que la doncella suplente dejó los tres jaboncillos como mandan los jefes de servicio del hotel que se haga a diario.
He recogido los 6 jaboncillos del estante y que al parecer le molestaban en su aseo personal y los he puesto en la jabonera de la ducha donde había una pastilla de jabón que al parecer le pertenece. Esa pastilla la he guardado en el botiquín por la falta de espacio en la jabonera.
No he movido los 3 jaboncillos que habitualmente se guardan en el botiquín para el caso de entrada de un nuevo cliente en la habitación y que al parecer a usted no le molestan.
Por favor digame si puedo serle de alguna otra ayuda.
Su doncella habitual, Dotty

——————————————————-

jaboncillos3.jpeg

Querido Sr. Berman:
El gerente, Sr. Kensendder, me ha informado esta mañana de que usted llamó la pasada noche y dijo que no estaba satisfecho con la atención del servicio de limpieza de habitaciones. Le hemos asignado una nueva doncella y espero que acepte nuestras disculpas por cualquier molestia.
Si desea presentar cualquier otra queja me gustaria poder atenderle personalmente.
Llame a la extension 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.
Gracias.
Elaine Carmen
Recepción

——————————————————-

Estimada Srta. Carmen:
Me es imposible ponerme en contacto con usted por teléfono porque tengo que abandonar el hotel cada mañana a las 7:30 por cuestiones de negocios y no regreso hasta las 19:00 horas más o menos. Por ese motivo llamé al Sr.Kensendder ayer noche. Usted ya había terminado su jornada laboral.
Tan solo solicité del Sr. Kensendder si podía hacer algo con mi problema de jaboncillos.
La nueva doncella que han asignado a mi habitación ha debido de pensar que acabo de llegar al Hotel y por ello ha dejado 3 jaboncillos en el botiquín de mi habitación y los otros 3 que diariamente reparten por cada habitación.
En 5 días llevo amontonados 24 jaboncillos.
¿Por qué me hacen esto?
S. Berman
——————————————————-

Estimado Sr. Berman:
Su doncella Kathy ha recibido órdenes de dejar de repartir jabon en su habitación y de llevarse todos los jaboncillos.
Si podemos serle de más ayuda llame a la extensión 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.
Gracias.
Elaine Carmen
Recepción

——————————————————-

Estimado Sr. Kensedder.
Mi pastilla de jabón – tamaño normal – ha desaparecido, se han llevado todas las pastillas de jabón de mi habitacion, incluyendo la mía.
Ayer noche llegue tarde y tuve que llamar al botones, que regresó con 4 botecitos de champú y un bote grande de gel de baño.
S. Berman

——————————————————-

Estimado Sr. Berman,
He informado a la recepcionista, Elaine Carmen, de su problema con el jabón.
Sinceramente no puedo imaginar el motivo de su problema ya que todas las doncellas tienen órdenes estrictas de repartir diariamente
3 jaboncillos por habitación.
He cursado las ordenes necesarias a fin de resolver su problema.
Por favor acepte mis más sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.
Martin L. Kensedder
Gerente

——————————————————-

Estimada Srta. Carmen:
¿Quién demonios ha dejado 54 jaboncillos en mi habitación?
Esto es lo que me encontré anoche al llegar a mi habitación, no quiero para nada 54 jaboncillos.
Tan sólo quiero mi maldita pastilla de jabón tamaño normal, corriente y moliente.
Le ruego que me la devuelvan.
S. Berman

jaboncillos.jpg

——————————————————-

Estimado Sr. Berman
Usted se quejó de demasiado jabón en su habitación y por ello mandé que lo retirasen todo. Entonces usted se quejó al Sr. Kensendder de que todo su jabón había desaparecido y personalmente me ocupé de restituirle los 24 jaboncillos que habían sido retirados y los tres que le corresponden diariamente.
No sé nada de un jabón tamaño normal. En este Hotel no se usa ese tipo de jabón porque resultaría demasiado derroche, aparte de ser antihigiénico que los clientes compartan pastilla. A cambio, le dejé 3 botecitos de gel de ducha que he dejado en su botiquín.
Al parecer, Kathy la doncella, no sabía que había llevado personalmente los 27 jaboncillos y ella también le llevó a la habitación otros 24 jaboncillos y los 3 que le coresponden diariamente.
Espero que no tenga más motivo de ulterior queja.
Elaine Carmen
Recepción

——————————————————-

Estimada Srta. Carmen:
Le remito esta breve nota para ponerle al dia de mi actual inventario jabonero.
Al día de hoy tengo en mi poder:
En el estante del baño : 18 jaboncillos en 4 montoncitos de 4 y un montoncito de 2.
Encima del aparato de toallitas kleenex : 11 jaboncillos en 2 montoncitos de
4 y un montoncito de 3.
En el estante del armario ropero: 3 botecitos de gel de baño, 1 montoncito de 4 jaboncillos y 3 botecitos de champú.
Dentro del botiquín: 12 jaboncillos en tres montones de 4.
En la jabonera de la ducha: 6 jaboncillos cuasi convertidos en sopa de jabón.
En la esquina noroeste de la bañera: Un bote de gel de baño a medio usar.
En la esquina noreste de la banera: 6 jaboncillos en dos montones de 3.
Por favor pida a Kathy cuando limpie mi habitación que procure quitar el polvo a los montoncitos de jabón y que los deje bien ordenados.
Digale también que si los apila en montones de más de 4 tienen cierta tendencia a caerse.
¿Podría sugerir que los futuros aprovisionamientos de jabon se almacenaran en el marco de la ventana?
A mi humilde parecer es un sitio ideal y todavia sin usar.
Una cosa más, he comprado otra pastilla de jabón de tamaño normal que deposito a diario en la caja fuerte del hotel.
Hasta los mismísimos cojones,
S. Berman