Efecto Coriolis

Se dice que en el Hemisferio Sur el agua drena en sentido contrario a cómo lo hace en el Hemisferio Norte, y esto es causado por la rotación de la Tierra.

Pues aunque muchos pensábamos que era así, no lo es. El efecto de la rotación de la Tierra es demasiado débil como para afectar a la dirección del agua. Simplemente, si tienes posibilidad de ello, haz varias pruebas en distintas bañeras y lavabos y verás como depende más de la forma y construcción del lavabo que del hemisferio donde te encuentres.

Se sabe que la rotación del planeta provoca lo que se conoce como efecto Coriolis, que son un par de fuerzas que hacen que cuando se inicia una rotación ésta se vea influencia en el sentido de giro por ello, pero en física (y para los que han estudiado ésta materia sabrán lo que me refiero) todos los problemas y teorías suelen ser siempre “en condiciones perfectas”. Es decir, si tuvieramos un recipiente totalmente cónico (como un embudo perfecto), construido de forma perfecta sin ninguna irregularidad y tuvieramos un agua totalmente pura, y las condiciones ambientales fueran totalmente estables, entonces, en ese caso, el efecto Coriolis si que podría afectar a la elección de sentido de rotación de ese agua drenándose.

Como esto es prácticamente imposible, volvemos a nuestro lavabo y observamos que el agua se va “como le da la gana”. Los lavabos simplemente son demasiado pequeños como para que la distancia que recorre el agua hacia el sumidero pueda tenerse en cuanta en el efecto Coriolis.

La forma del lavabo, la manera en que fue llenado por el grifo o el movimiento producido al lavarnos las manos, todo ello es enormemente más influyente que el efecto Coriolis. En algunos paises por donde pasa el Ecuador como, por ejemplo, Kenya, no es difícil encontrar alguna persona que pretende demostrarnos, a cambio de una propina, el movimiento de la Tierra mediante un barreño -a veces cuadrangular (¿?)-, una línea que representa el Ecuador dibujada en el suelo y la fe ciega de los espectadores. La aceleración de Coriolis que sufre un objeto moviéndose junto al Ecuador es, además, despreciable. Sería posible detectar la rotación de la Tierra en un sumidero, pero, para conseguirlo, necesitaríamos un barreño perfectamente circular de 1 ó 2 metros de diámetro con un tapón muy pequeño que pudiera sacarse desde abajo o sin provocar una corriente de giro, el agua debería haber reposado durante mucho tiempo… En fin, que deberían eliminarse todos los elementos de incertidumbre que pudiesen afectar al experimento.